miércoles, 4 de abril de 2012

EL CASTELLANO DE LORETO

El siguiente es un artículo aparecido en el semanario Kanatari que edita el Centro de Estudios Teológicos de la Amazonia.
En la foto (DR) vemos a Luis Hernán Ramírez y al gran poeta loretano Germán Lequerica.


EL CASTELLANO DE LORETO
Luis Hernán Ramírez

I. INTRODUCCIÓN

1. ZONA DE EXPANSIÓN

El español amazónico, forma dialectal del español hablado en el Perú, se expande por una vasta extensión del territorio nacional que comprende los actuales departamentos de Loreto, San Martín, Ucayali y Madre de Dios y las provincias de San Ignacio, Jaén y Bagua de Cajamarca, Bongará y Rodríguez de Mendoza de Amazonas, la selva central del país integrada por las provincias amazónicas de los departamentos de Huánuco, Pasco, Junín y Ayacucho y por los pueblos del valle de la Convención en Cuzco.

2. EL CORPUS DE ESTE TRABAJO

El material lingüístico empleado en este trabajo es el de mi propia competencia de hablante nativo del dialecto amazónico. Los primeros dieciocho años de mi vida han transcurrido en Moyobamba, en las décadas del 30 y del 40 y he alternado entonces, en los colegios y calles de mi ciudad natal, con hablantes venidos de otras ciudades de San Martín y del puerto de Yurimaguas. He recogido material lingüístico, particularmente léxico, durante la década del 50, entre estudiantes loretanos del viejo CNI de Iquitos. En la década siguiente, he incrementado este hábeas léxico con informaciones proporcionadas por estudiantes oriundos de la selva en las universidades de San Marcos y San Luis Gonzaga de Ica. En el decenio del 70 he tenido oportunidad de realizar encuestas dialectales del habla rural y urbana en la ciudad de Moyobamba, San Ramón, La Merced y Oxapampa utilizando el Cuestionario del ALEP (Atlas lingüístico y etnográfico del Perú) y dentro de este proyecto, hoy desactivado. En los años 80 he recibido nuevas informaciones de orden lexical, semántico y de cultura popular del dialecto amazónico proporcionadas por profesores de Bagua, Jaén, Rodríguez de Mendoza, Tingo María, Pucallpa, La Convención y Puerto Maldonado que realizaron estudios de maestría en la Universidad de La Cantuta. Aparte de este vasto y desordenado corpus recogido de modo discontinuo en casi cuarenta años, he utilizado como hábeas el siguiente material léxico publicado: Enrique Tovar, Vocabulario del Oriente Peruano (1996); Luis Francisco Izquierdo Ríos, Regionalismo en Pueblos y Bosque (1976); César Huamán Ramírez, Vocabulario regional en Los secretos de la Amazonia (1982) y César Calvo de Araujo, Vocabulario, en Paiche (novela) (1963).

3. EL DIALECTO AMAZÓNICO, UNA VARIANTE DEL ESPAÑOL PERUANO

El dialecto amazónico es una de las tres variantes bien definidas que tiene el español peruano. Las otras son: el dialecto andino, extendido en la región de la sierra, en el que se pueden establecer varios subdialectos de acuerdo a los influjos del aimara y de las diversas hablas dialectales del quechua: cusqueña, ayacuchana, huanca y del chinchaisuyo y el dialecto costeño o del litoral, en el que se distinguen subdialectalmente de acuerdo a los sustratos: puquina en el sur y yunga o mochica en el norte.

El dialecto amazónico, contrariamente a lo que sostiene Alberto Escobar tiene más coincidencias con el dialecto andino que con el costeño o del litoral. Debió tornarse durante el siglo XVI en los primeros centros urbanos de fundación y población española en la selva alta: Borja, Moyobamba, Rioja, Lamas, Tarapoto, Tabalosos, Saposoa, con alguna influencia quechua y de allí se extendió a los llanos de la selva baja quedándose en las ciudades, aldeas y poblaciones ribereñas, enriqueciéndose en los siglos siguientes al contacto con la lengua portuguesa de los brasileros en las selvas de los ríos amazónicos; de los idiomas hablados por las etnias amazónicas recibió como préstamos muchos términos de indudable sustrato arahuacocaribe en la zona norte y tupíguaraní en la zona sur.

Apelando a consideraciones fonéticas, Alberto Escobar ha sostenido que las variedades amazónica y costeña (centro y norte del litoral) constituyen un solo dialecto del español peruano, que llamó dialecto ribereño o no andino, tipo 2, frente al tipo 1, o dialecto andino que comprende el litoral sur (desde Chala), el altiplano y toda la región andina. Considerando, igualmente, rasgos fonéticos y fonológícos, nosotros creemos que las variantes costeña, andina y amazónica, mantienen entre sí diferencias básicas y aún hallamos, en esos mismos rasgos, más coincidencias entre el dialecto andino y el amazónico que entre éste y el costeño.
Cuadro de variaciones fonéticas del español peruano


LI [y] - costeño : cáye
[£] - andino : cá£e
[ž] - amazónico : cáže

rr [r] - costeño y amazónico : cófre
[Y] - andino : coYe

/p/ [k] - costeño : rákto
[p] - andino y amazónico : rápto

c/-k-/ [g] - costeño : tánga
[k] - andino y amazónico : tákna

/-s/ [x] - costeño : ejkribir
[s] - andino y amazónico : escribir
f /f/ [$] - costeño y andino : $óto
[x] - amazónico : xóto

j/x/ [x] - costeño y andino : xwána
[f] - amazónico : tána

-x/ks/ [x] - costeño : extraño
[gs] - andino : egstraño
[ks] - amazónico : ekstráno

/-d-/ [ ] - costeño : pescáo
[d] - andino : pescado
[t] - amazónico : pescáto


Según estas realizaciones fonéticas de las consonantes en el español peruano, cinco veces el habla amazónica se diferencia de las otras; tres veces coincide con el habla andina y sólo una vez con el dialecto costeño. El habla andina tiene dos semejanzas con la costeña.

II. LLEGADA DEL ESPAÑOL A LA SELVA PERUANA.
VISIÓN DIACRÓNICA


1. LA CONQUISTA DE MOYOBAMBA

Tras el colapso del Imperio de los Incas en Cajamarca y por encargo de Francisco Pizarro, el capitán Alonso de Alvarado emprendió la conquista y pacificación de Chachapoyas, a donde marchó en 1535, pero debió abandonar la empresa para ponerse al lado de Pizarro en la guerra contra Almagro, Concluida ésta, retomó su marcha al Oriente y fundó la ciudad de San Juan de la Frontera de Chachapoyas el 25 de setiembre de 1538. Con un destacamento de 40 hombres, Juan de Rojas partió de Chachapoyas por orden de Alonso de Alvarado para explorar las tierras de Moyobamba y de los Motilones en una de las primeras entradas a la desconocida selva amazónica.

Con los informes proporcionados por Juan de Rojas sobre los territorios del este de Chachapoyas, Alonso de Alvarado condujo una expedición de 70 hombres hacia esa región, llegando hasta el río Huallaga, que intentó navegar, pero la noticia de una sublevación en Chachapoyas motivó su retiro de la expedición dejando el mando de ella a su hermano Hernando de Alvarado, que también lo abandonó por un motín de sus propios soldados. Con los restos de la expedición de los hermanos Alvarado, el capitán Juan Pérez de Guevara fundó la ciudad de los Valles de Moyobamba (en una fecha que no ha sido aún precisada) posiblemente el 25 de julio de 1540. Juan Pérez de Guevara fue el primer gobernador de tierras amazónicas y Moyobamba, la primera ciudad hispánica fundada en la Selva del Perú.
2. ENTRADAS EN LAS SELVAS DE MADRE DE DIOS, EL HUALLAGA Y EL MARAÑÓN

Terminada la guerra entre pizarristas y almagristas, Pedro de Candia solicitó permiso a Pizarro para la conquista de los mojos en las selvas de Paucartambo y Madre de Dios, donde se internó en 1538 con un contingente de 300 conquistadores que alistó por su cuenta. Después de varios meses de infructuosas y difíciles marchas y contramarchas, Candia decidió regresar saliendo al Collao por el río Beni. A fines de ese mismo año, 1538 y a principios de 1539 otra infructuosa entrada a las selvas de Carabaya y Madre de Dios condujo el capitán Pedro Ansúrez de Camporredondo con 140 soldados españoles.

Después de la Batalla de Las Salinas, Alonso de Mercadillo fue enviado a la conquista de los chupachos por Francisco Pizarro. Con 150 hombres, Mercadillo inició su empresa en Jauja internándose en 1538 en la selva del Huallaga, río que navegó hasta su desembocadura en el Marañón. De allí regresó a Jauja. Más tarde, en 1549, siendo gobernador de Loja, fundó el pueblo de Santiago de las Montañas en las selvas del Marañón.

También por mandato de Francisco Pizarro, el capitán Gómez de Alvarado fundó en las nacientes del río Huallaga, el 15 de agosto de 1539, la ciudad de León de los Caballeros de Huánuco.

En 1549, Diego Palomino, vecino de Piura, dirigió, por mandato del Licenciado Pedro de la Gasca, una entrada a la selva nororiental y fundó, ese año, la ciudad de Jaén.

3. LOS ESPAÑOLES NAVEGAN EN EL AMAZONAS Y EL UCAYALI

En 1540, al frente de un bien equipado destacamento de 250 españoles, Gonzalo Pizarro emprendió desde el Cuzco la búsqueda del legendario país de El Dorado y la Tierra de la Canela y siguiendo la ruta de Jauja, Huari, Guayaquil y Quito se internó en la selva del Napo por caminos inaccesibles y parajes inhóspitos. Encargó a Francisco de Orellana averiguar, en las cercanías, la ubicación del mítico país. En un precario bergantín construido apresuradamente, Orellana y 57 compañeros se dejaron llevar por las aguas de los ríos Coca y Napo sin posibilidades de retorno internándose en la inmensa selva tropical amazónica. El 12 de febrero de 1542 descubrieron el gran río Amazonas, al que navegaron en toda su extensión hasta el Atlántico.

El capitán Juan Salinas de Loyola, que acompañó a Pedro de Candia y a Pedro de Ansúrez a someter a los mojos en la selva de Carabaya y Madre de Dios, obtuvo autorización real en 1556 para poblar las provincias de Yahuarsongo y Jaén de Bracamoros, de las que fue nombrado su Gobernador, y hacia donde se encaminó con 150 hombres explorando el Nororiente Peruano. Se internó en el río del Huallaga y llegó al Ucayali, al que bautizó con el nombre de San Miguel por haberlo descubierto el 24 de setiembre de 1557, festividad de este santo. Remontó el Ucayali visitando la tierra de los cunibos, shipibos y otros pueblos. En 1559 regresó a su gobernación por la misma ruta de su ingreso. De inmediato se dirigió a Lima para solicitar al Virrey Hurtado de Mendoza la ampliación de su gobernación hasta el Marañón y el Ucayali descubiertos por él, pero el Virrey ya había concedido esos territorios, con la gobernación de Omagua, a Don Pedro de Ursúa.

4. EL CAMINO DE «EL DORADO»: DEL HUALLAGA AL ATLÁNTICO

Con su nombramiento de gobernador de Omagua en 1559, Pedro de Ursúa fue encargado de la conquista de «El Dorado», fabulosa región que fascinaba a todos los españoles tras la aventura descubridora de Orellana. Ursúa se pertrechó de armas, caballos y soldados en Lima y Trujillo y enrumbó a San Juan de Frontera de Chachapoyas, y siguió a Santiago de los Valles de Moyobamba. Allí se le unió Lope de Aguirre quien, tras motines, muertes y traiciones, pasó a ser el protagonista de esta hístoria. A orillas del Huallaga, muy cerca de Saposoa, ciudad fundada por su lugarteniente, el capitán español Pedro Ramiro, el 3 de mayo de 1559, Ursúa improvisó un astillero y construyó once bergantines en los que desembarcó a 300 españoles ávidos de oro y de poder, iniciando el 26 de setiembre de 1560, una espectacular expedición en busca de «El Dorado» que luego se convirtió en una de las más trágicas correrías de soldados que la historia conoce y que regó con sangre aventurera un largo camino fluvial del Huallaga al Atlántico y al Caribe.

5. LA GOBERNACIÓN DE MAYNAS EN LA REGIÓN SELVÁTICA

El capitán Diego de Vaca de la Vega, vecino de Loja que hizo un viaje de reconocimiento a tierra de los indios mainas del Marañón (de la familia lingüística Candoshi), ofreció al Virrey Don Francisco de Borja y Aragón, Príncipe de Esquilache, armar por su cuenta y riesgo una expedición a esas tierras, pero solicitándole el título de gobernador de las provincias que conquistase para él y sus descendientes. El Virrey aceptó la propuesta y le otorgó en 1618 el título de Gobernador de Maynas con licencias para repartir encomiendas con los indios que sometiese. Diego de la Vega inició su campaña con 60 hombres y dominó fácilmente a los Maynas. Fundó, sobre el Marañón, una ciudad, una sede de su gobernación que dominó San Francisco de Borja (en homenaje al Virrey). La fundación se hizo el 8 de Diciembre 1619 y fue la primera capital de la Gobernación General de Maynas.

Cuando ocupaba ese cargo su hijo, Pedro Vaca de la Cadena, los indios mainas se sublevaron y tomaron la ciudad de Borja; para aplacarlos pacíficamente, Don Pedro Vaca de la Cadena solicitó la presencia de los misioneros jesuitas y llegaron, enviados desde Quito, los padres Gaspar Cujía y Lucas de La Cueva en 1637. El padre de La Cueva fundó en 1640 la ciudad de Jeberos. A causa de los continuos ataques de los indígenas a la ciudad de Borja, la capital de la Provincia de Maynas pasó a Jeberos.

El capitán Martín de la Riva Herrera, Corregidor de Chachapoyas y Moyobamba, que sometió a los motilones y fundó la ciudad de Lamas el 8 de Octubre de 1650, fue nombrado Gobernador de Maynas a la muerte de Don Pedro Vaca de la Cadena y autorizado a someter a los indomables jíbaros. Al frente de 100 hombres partió de Moyobamba con dirección a Jeberos donde completó sus fuerzas con 100 soldados más y cayó sobre los jíbaros en el río Santiago, pero no pudo dominarlos y después de muchos reveses y descalabros abandonó esta empresa de sometimiento de 1656 y la Gobernación de Maynas la tomó don Mauricio Vaca Evans, nieto del primer gobernador de esta región.

6. FUNDACIÓN DE CIUDADES EN LA SELVA PERUANA

El padre Manuel Biedma de la Orden franciscana fue enviado en 1665 como misionero predicador entre los panatahuas de Huánuco y los shipibos del Ucayali y en 1673 fundó en la zona selvática de Pangoa el pueblo de Santa Cruz de Sonomoro, destruido por los indios y repoblado con el nombre de Satipo. Otro franciscano, fray Francisco de San José fundó el Convento de Santa Rosa de Ocopa en 1689, punto de partida de los misioneros franciscanos en la selva central y sur del país.

Por otra parte, el jesuita Juan Lorenzo Lucero fundó en el Huallaga la ciudad de Lagunas en 1670, convertido en el centro de las misiones de la Compañía de Jesús de Maynas. Otro jesuita, el padre Samuel Fritz, fundó en 1689 la ciudad de Yurimaguas también sobre el Huallaga.

La ciudad de Rioja fue fundada el 22 de Setiembre de 1772 por el General Juan Martínez Pinillos en compañía del Obispo de Trujillo, Baltasar Jaime Martínez Compañón y de Don Félix de La Rosa y Gaviria. Tarapoto se fundó el 20 de agosto 1772 por el Obispo Baltasar Jaime Martínez Compañón. Contamana se fundó en 1807 por Buenaventura Márquez; Balsapuerto, en 1822 por Doroteo Arévalo; Nauta en 1830 por orden del subprefecto de Moyobamba Don Damián Nájar; Caballococha, en 1845 por el padre Flores.

En 1847 el prefecto de Junín, Don Mariano Eduardo de Rivero envió al general Don Fermín del Castillo y al ingeniero Gregorio La Rosa al valle de Chanchamayo al frente de un destacamento militar que expulsó de allí a los indios y fundaron ese año la ciudad de San Ramón (en homenaje al presidente Ramón Castilla). 1864, año de la llegada a Iquitos de la flotilla fluvial mandada a construir por el gobierno, se consideró como la fecha de fundación de esta ciudad. En 1867, el gobierno de Castilla encomendó al capitán peruano Benigno Bustamante y al ingeniero Manuel Charún construir un fuerte y fundar una ciudad sobre el Amazonas con la frontera del Brasil, que llamó Leticia por el nombre de la novia del ingeniero Charún. En 1869, el presidente Balta ordenó otra expedición militar y exploradora en el valle de Chanchamayo a cargo del coronel Manuel Pereyra y del ingeniero Nystron que concluyó con la fundación de La Merced ese mismo año. Y al 13 de octubre se remonta la fundación de la ciudad de Pucallpa por el comerciante tarapotino Eduardo Del Águila Tello.

Este proceso histórico es también en parte el proceso de expansión del español en el territorio de la Amazonía Peruana.

III) FONÉTICA Y FILOLOGÍA


1. CAMBIOS VOCÁLICOS

Los cambios vocálicos más frecuentes en la pronunciación del dialecto amazónico del español peruano son:

a) e>i

Existe la tendencia a cerrar la vocal /e/ hasta identificarla con la vocal /i/: injundia (<enjundia); intuerto (<entuerto); buchi (<buche). El cierre de la /e/ es más frecuente cuando ocurren casos de diptongación por desarrollo de la yod: acordión (<acordeón); antiojo (<anteojos); diun (>de un); linia (<línea); pantión (<panteón); patiar (<patear); rial (<real): riomatismo (<reumatismo).

El cambio repentino de /e/ en /i/ ocurre generalmente condi-cionado por la asimilación de una /i/ anterior: trinchi (<trinche); chin-chi (<chinche); chiminea (<chi-menea); inginiero (<ingeniero) o de una /i/ posterior: alfiñíque (<alfeñique) y también por la disi-milación: veníste (<viniste).

b) o>u

Paralelamente a lo que ocu-rre en la serie palatal e > i ocurre en la serie velar, la /o/ se pronun-cia /u/ : anuna (<anona); embucar (<embocar); revulución (<revolu-ción); urzuelo (<orzuelo); pullito (<pollito); tutumo (<totumo).

c) o>e

Con menos frecuencia ocurre este cambio vocálico en el dialecto pronunciándose la /o/ como /e/ por asimilación progresiva en ponedera (<ponedora) y por asimilación regresiva en entremetido (<entrometido).

2. ALTERNANCIAS VOCÁLICAS

En la pronunciación del dialecto amazónico ocurren estas dos posibilidades de alternancia vocálica al final de las palabras:

a) i_~ e
El procedimiento del cerrazón de la vocal /e/ o su cambio en /i/ ha originado que en las terminaciones de algunas palabras del dialecto amazónico que tienen origen amerindio alternen con igual valor estas dos vocales: bujurqui-bujurque "nombre de un pez"; curichi-curiche "helado de fabricación casera"; injuri- inguire "plátano sancochado"; ipulli-ipu-lle "cuchillo corto y ancho"; paichí-paiche "pez amazónico"; patachi-patache "fiambre"; piqui-pique "nigua"; pipiti-pipite "nombre de un pajarillo"; shupihui-shupihue "tea"; shushupi-shushupe "nom-bre de una serpiente"; tibi-tibe "nombre de un ave zancuda"; tic-ti-ticte "verruga"; timbuchí-timbuche "caldo de pescado"; tunchi -tunche "difunto, alma en pena".

b) u ~ o
Las vocales /u/ y /o/ alternan también con igual valor en la sí-laba final de las palabras que conforman el léxico propio del habla amazónica que tienen eti-mología amerindia: allcu-allco "perro"; amíshu-amisho "amigo"; amu-amo "abeja"; angu-ango "elástico, flexible"; añallu-añallo "hormiga"; casharu-casharo "pelo lacio"; cashu-casho "marañón"; chapu-chapo "refresco de plátano maduro cocido"; chuchu-chucho "teta"; chupu-chupo "furúnculo"; churu-churo "caracol pequeño, crespo, ensortijado"; curu-curo "gusano"; pichu-picho "órgano genital femenino"; picuru-picuro "nombre de roedor"; cutachu-cu-tacho "plátano molido con maní y culantro"; huañu-huaño "guardado"; huitu-huito "planta frutal"; huícungu-huicungo "nombre de una palmera y de su fruto; íntutu -intuto "zorro"; llullu-llullo "bebé, recién nacido"; mashu-masho "murciélago"; ñucñu-ñucño "dulce"; ñupu-ñupo "suave"; píhuichu-píhuicho "lorito"; puchu-pucho "sobra, residuo"; puchcu-pu-chco "ácido de un roedor"; pupu-pupo "ombligo"; quíllu-quillo "amarillo"; quiru-quiro "diente, muela"; runtu-runto "huevo"; shambu-shambo "rojizo"; sisu-siso "arador de la piel, ácaro que produce comezón en la piel"; tuctu-tucto "capullo"; tullu-tullo "hueso"; sipu-sipo "arruga, ano"; uchu-ucho "ají"; ullcu-ullco "pene"; umitu-umuto "enano"; yacu- yaco "agua"; yuyu-yuyo "hierba".

3. SUPRESIÓN DE VOCALES Y USO ALTERNATIVO DE DOS FORMAS FONÉTICAS

La fonética del español amazónico tiende a la supresión de vocales por disimilación de otras iguales antepuestas o pospuestas en el mismo vocablo. Aunque la forma disimilada resulta de pronunciación más económica, no desplaza a la palabra original y el léxico dialectal registra muchos casos de doble forma fonética que alternan con igual valor en el uso; así tenemos: achiquin-vieja-achquinvieja "bruja"; adivino-advino; alluco-allcu "perro"; ashiquita-ashquita, otro nombre del tapaje, "cerco de cañas y carrizos de orilla a orilla en los ríos pequeños para la pesca colectiva con barbasco"; curuhuinse- curhuinse otro nombre del mamasco "hormiga gigante comestible"; pillipinto-pillpinto "mariposa"; puchuco-puchco "ácido"; atashay-atshay "interjección de desagrado"; shapishico-shap-shico "diablo, demonio"; tamishi -tamshi "nombre de un bejuco amazónico"; tipíshíllo-tipshillo "poquito, pequeñito"; tullupa-tullpa "cocina, fogón"; malliqui-mallqui "hijuelo de planta"; anaca-yuyu-anacyuyu "planta usada como condimento"; ishichimi-ísh-chimi "hormiga negra de andar rápido y desorientado"; siguisa-pa~sícsapa, otro nombre del cu-ruhuinse o del mamasco "hormi-ga gigante comestible"; ullucu- ullco "hueco".

4. DIPTONGACIÓN DE HIATOS

Hay en el dialecto amazónico del español peruano una propensión a diptongar los hiatos en la concurrencia de vocales abiertas: almuada (<almohada); aura (<ahora); bijau (<bijao); cacau (<cacao); cuete (<cohete); Jua-quín (<Joaquín); linia (<línea); muena (<moena); picotiar (<pi-cotear); puesía (<poesía); tualla (<toalla).

5. PERMUTACIÓN DE LOS FONEMAS /F/ Y /X/

Un rasgo fundamental en la fonética del dialecto amazónico es la permutación brusca y súbita de los fonemas /f/ - /x/ y viceversa que se opera en casi todos los casos hasta llegar a una equivalencia acústica /f/ = /x/ y /x/ = /f/:

a) /x/ < /f/
aljombra (<alfombra); aljorja (<alforja); Aljonso (<Alfonso>; bujeo (<bufeo); dijunto (<difunto); garrajón (<garrafón); jogón (<fogón>; jondo (<fondo); joco (<foco); jósjoro (<fósforo); joto (<fo-to); jotogra fía (<fotografía); jormación (<formación); jormar (<formar); julano (<fulano); jumar (<fumar); jundador (<fundador); junción (<función); jundamento (<fundamento); jundación (<fundación); jundición (<fundición); jundido (<fundido); juribundo (<furibundo); jurioso (<furioso); juria (<furia); jusil (<fusil); justán (<fustán); jútbol (<fútbol); jorzar (<forzar).
b) /f/ < /x/
afustar (<ajustar); fudío (<judío); fugo (<jugo); fulio (<julio); fumento (<jumento); funio (<junio); funta (<junta); furo (<juro>; fustícia (<justicia); fuzgado (<juzgado); pau fil (<paujil), "pavo del monte".

6. VOCALIZACIÓN DE DIPTONGOS

Hay en el dialecto amazónico casos de vocalización de diptongos; los más frecuentes son:

a) e < e:
queto (<quieto); quero (<quiero); quen (<quien)

b) o < uo:
cota (<cuota); fato (<fatuo)

c) e < ue:
preba (<prueba)

d) o < jo
achote (<achiote) "planta de semillas tintóreas"

La vocalización de los diptongos en el dialecto amazónico es más productivo cuando está condicionado por la presencia de una consonante /f/ inmediatamente anterior: fera (<fuera); ferte (<fuerte); fego (<fuego); fente (<fuente); feron (<fueron); fimos (<fuimos); fiste (>fuiste); fi (<fui); fe (<fue); se fe a la calle (fue de «ir»); la caída fe en la calle (fue de "ser").

Como la /f/ es un condicionamiento para la vocalización de diptongos e hiatos, resulta que al producirse la presencia de la /f/ por permutación con /x/, muchas palabras de la lengua general que tienen /x/ anterior al diptongo o al hiato vocalizan éstos cuando se opera la permutación como ocurre en fane (<juane); Fana (<Juana); Fan (<Juan); fegan (<juegan), Febes (<jueves), ficio (<juicio), fez (juez); perficio (<perjuicio); Fanfuy (<Juanjuy); Faquin (<Joaquín).

7. DIPTONGACIÓN DE VOCALES

De modo contrario se da en el dialecto amazónico, la diptongación de vocales: manguo (<mango); dijieras (<dijeras). Esta diptongación de vocales está conformada por la presencia inmediatamente anterior del sonido /x/, de modo que el cambio : /x/ < /f/ nos da voces como: cajué (<café); Aljuonso (<Alfonso); Cleojué (<Cleofé); conjuorme (<conforme); dijuíciI (<difícil); jualta (<falta); juácíl (<fácil); juama (<fama); juango (<fango); juantasía (<fantasía); juantasma (<fantasma); juarmacia (<farmacia); juarra (<farra); jue (<fue); juecha (<fecha); jueo (<feo); juelíz (<feliz); juestival (<festival); juijar (<fijar); juilial (<filial); juíjate (<fíjate); juijo (<fijo); juin (<fin); juino (<fino); juinado (<finado); juinal (<final); Juidencio (<Fidencio); juorma (<forma); enjuermo (<enfermo); juirme (<firme).

8. UN SUBSISTEMA FONÉTICO DIALECTAL

La permutación de las consonantes /f/ /x/ y la vocalización y diptongación condicionadas por esos fonemas conforman un verdadero y original subsistema fonético de este dialecto:

X > f
oa > a - (Joaquín > Faquin)
ua > a - (Juana > Fana)
ue > e — (jueves > febes)
ui > i – (juicio > ficio)

f > x
a > ua - (familia > juamilia)
e > ue - (fecha > juecha)
i > ui - (fino > juino)
o > uo - (forma > juorma)

Este subsistema de consonantismo y vocalismo da lugar a vacilaciones y alternancias del tipo: café > cafué > cajué y del tipo: juane > fuane > fane.

9. LA CONTRACCIÓN

La contracción de palabras con supresión de sonidos vocálicos y consonánticos es una característica remarcable en el español amazónico y ocurre por lo general en la construcción de verbos con pronombres proclíticos y con otros elementos funcionales o adverbiales: asita-aishtá (<ahí está); anque-sea (<aunque sea); aonde (<a donde); ontá (<dónde está); deonde (<de dónde); mesanado (<me he sanado); dizqué (<dice que); dontá (<dónde está); esí (<eso sí); quetón (<quieto hombre); venyá (<ven ya); "pronto"; voyá (<voy ya); "adiós, hasta luego", yanvoy (<ya me voy).

Por lo general estos casos de contracción de palabras con elisión de sonidos desarrollan la presencia de una /i/ semivocal: meído a mi casa (<me he ido a mi casa); poray (<por ahí); heide coser (<he de coser); lei dicho (<le he dicho); meído (<me he ido); corriendo heído, corriendo heivenido (<corriendo he ido, corriendo he venido); heide arreglar (<he de arreglar). También desarrollan la presencia de una / y / semiconsonante: diun salto pasé (<de un salto pasé); mí abuelita siaido (<mi abuelita se ha ido); ellos sian separado (<ellos se han separado); miagarrado la viruela (<me ha agarrado la viruela); vansía (<vamos ya); dionde (<de dónde).

10. SUPRESIÓN DE CONSONANTES

Hay en el dialecto casos de supresión de consonantes. Los más conocidos son:

a) Desaparición de la /d/ inicial:
Ocurre, en todos los casos, para la /d-/ inicial del adverbio de lugar donde: onde está parado, onde estás mirando, onde te has metido, onde empieza, de onde tanto dinero, a onde me llevas.

b) Desaparición de la /d-/ final:
Ocurre en la pronunciación popular rápida y descuidada de las palabras agudas: autorídá; activídá; calidá; carídá; ciudá; eternidá; festivídá; habílidá; intímídá; juventú; lentitú; maldá; mitá; multitú; nulidá; oportunidá; quietú; rivalidá; realidá; trinidá; unidá; universidá; virtú; voluntá; utilidá; varíedá; vanídá; vecindá.

c) Desaparición de la /g/
La consonante fricativa velar sonora /g/ tiende a relajarse y desaparecer dando lugar a una variante libre en la pronunciación de las palabras que tienen este fonema. Aguaje-auaje "planta frutal"; Agujero- aujero; guaca-dacha "nombre de una planta de efectos venenosos"; guaba-huaba "nombre de una planta frutal"; guachapelí-huachapelí "nombre de una planta maderable"; guacamayo-huacamayo "nombre de un ave parecida al papagayo"; guarayo-huarayo "nombre de una etnia en Madre de Dios"; guásímo-huásímo "nombre de una planta maderable"; guato-huato "cordel, soga, atadura"; guatopa-huatopa "aguja grande"; guayo-huayo "fruta"; güimba-huimba "nombre de una planta maderable"; guanarpo-huanarpo "nombre de una planta" guancahuí-huancahui "nombre de un ave".

11. APARICIÓN DE CONSONANTES

Se dan algunos casos como denantes "enantes"; lamber "lamer"; nadien "nadie" y maber "haber" que pueden explicarse como arcaísmos. Los casos de friambre "fiambre" y dentrar "entrar" se explican por analogía fonética o ultracorrección de las voces "frío" y "dentro" o "adentro". La presencia de la /n/ en ancarajo y en anjiá ocurre por un proceso de nasalización y velarización /n/ en las ex-presiones ¡ah carajo! y ¡ah ya!

12. SONORIZACIÓN DE LA /K/

Un rasgo característico del dialecto amazónico es la sonorización del fonema oclusivo, velar, sordo /k/.

g < k:
gangrena (<cangrena>; rengo (<renco). Esta sonorización da lugar a usos alternativos en las voces de origen regional; concompe-congompe "caracol": sucllacuo-sugllacuro "gusano que vive en la piel de los animales".

13. ENSORDECIMIENTO
DE LA /D/

La consonante oclusiva, dental, sonora /d/ tiende a ensordecerse hasta alcanzar casi la pronunciación de la /t/. Esta pronunciación es un rasgo diferenciador y característico del dialecto amazónico y se produce aun en la posición intervocálica:

t<d:
lato (<lado); tame (<dame); tejato (<dejado); tiario (<diario); tícho (<dicho); tínero (<dinero); tiosíto (<diosito); toble (<doble); tomato (<tomado); terríbar (<derribar); tíablo (<diablo); tar (<dar); tecir (<decir).

14. EL SONIDO ASIBILADO [S]

La presencia del sonido alveolar fricativo, asibilado [s] es otro rasgo diferenciador y característico del español peruano amazónico. Aparece frecuentemente como alófono de los siguientes fonemas:

- de /s/ en: asisito-ashishito "diminutivo de así"; chosna-choshna "variedad de mono" chuchuhuasi-chuchuhuashi "planta de corteza medicinal, licor preparado con maceración de esa corteza"; chuspi-chushpi "mosquito"; cusma-chusma "vestimenta indígena"; José-Joshé, patarasca-patarashca "vianda preparada a base de pescado"; sahuinto-shahuinto "guayaba"; sipas-sipash "joven".

- de /c/ en: achíquita-ashiquita "cerco de cañas en los ríos pequeños para la pesca colectiva"; achipa-ashipa "nombre de un tubérculo comestible"; chirísanango-shírísanango "nombre de una planta medicinal"; chuchupe-shushupe "nombre de una serpiente"; galocha-galosha "zapato de jebe"; pocheco-posheco "pálido"; ¡pucha!-¡pusha! "interjección de admiración"; tíchelina-tishelína "recipiente para recoger el látex de los gomales"; machadíño-mashadiño "hacha del cauchero para hacer incisiones en la corteza del árbol".

- de /t/ en: ¡atatay!-¡atashay! "interjección de descontento" manquito-manquisho "manco"; ñato-ñasho.

de /x/ en: aguaje-aguashi "nombre de una palmera de frutos comestibles"; añuje-añushí "nombre de un roedor"; dejado-deshado "inútil"; jicra-shicra "bolsa de fibras"; ojotas-ushutas "sandalias"; pijuayo-píshuayo "palmera de frutos comestibles".

Pero /š/ se comporta también como un fonema en las oposiciones donde los rasgos de asibilación y no asibilación establecen diferencia significativa como en masho "murciélago"; casho "marañón (fruta)"; casharo "pelo lacio"; cosho "recipiente de madera para el masato" (bebida extraída de la yuca); cuyos significados cambian o son incomprensibles con el reemplazo:

Ma /š/ o: ko /š/ o
/s/ /s/
/c/ /c/
/t/ /t/
/x/ /x/

Recogido de: EL ESPAÑOL AMAZÓNICO HABLADO EN EL PERÚ.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada